domingo, 8 de marzo de 2009

CUANDO VIENEN MUCHOS A COMER: PUDING DE SALMÓN Y LANGOSTINOS


¿Conocéis la Ley de Murphy? Dice que si algo puede salir mal, lo más probable es que salga peor, o traducido al día a día, que la tostada siempre cae por el lado que está untada.

Pues eso, que tenemos invitados a comer a casa el día en que tenemos cita con la peluquería para las mechas y la nevera vacía, o justo cuando tenemos que asistir a una reunión de la que llegaremos con el tiempo justo para dejar el bolso y sentarnos a la mesa, o al final de esa semana en la que el Informe XXL nos ha tenido demasiado ocupadas....

Yo quiero ser la excepción de la Ley de Murphy, quiero ser esa tostada que cae boca arriba, no por suerte, sino por aerodinámica diferencial.... Por eso hoy propongo este delicioso puding de salmón y gambas que se puede preparar el día antes y que con la olla GM (anti Ley de Murphy y otras parecidas) se hace en un santiamén.

Suave, delicado, refinado, sencillo y rápido.... y para muchos comensales ¿a que os gusta?

PUDING DE SALMÓN Y LANGOSTINOS (6-8 p)
500 gr. salmón fresco, mejor en filetes, así no habrá que quitarle las espinas
250 gr. langostinos crudos
1 bote de leche evaporada
1 cebolla pequeñita
1 hoja de laurel
6 huevos
sal
pimienta
nuez moscada

Pelamos los langostinos crudos. En una cacerola ponemos agua, sal, la cebolla, la hoja de laurel, el salmón y las cabezas y cuerpos de los langostinos. Calentamos hasta que el salmón esté cocido, unos 5-10 minutos. Lo ideal es utilizar un cacillo pequeño y que el agua no llegue a hervir (limpiaremos menos). Entonces lo sacamos, quitamos la piel y desmenuzamos en un bol o robot de cocina.

A ese recipiente agregamos los huevos, los langostinos pelados y picados, la leche evaporada, la nuez moscada, la sal y la pimienta y medio vaso del líquido de cocer el pescado (100 ml.). Batir el conjunto hasta que nos quede una masa homogénea no demasiado fina. Enmantequillamos una flanera, vertemos la mezcla y cerramos herméticamente. Colocamos una base de silicona en nuestra olla, llenamos con agua hasta la marca 2/5 y colocamos la flanera. Programamos menú HUEVOS 1 minuto y dejamos en mantenimiento 20 minutos más. Luego apagamos la olla y dejamos que la flanera se enfríe dentro. Finalmente pasamos a la nevera y dejamos que se enfríe bien. A la hora de servir, si no nos apetece tan frío lo mejor es desmoldarlo y dejarlo cubierto con film transparente a temperatura ambiente unos minutos.

Antes de desmoldar para que no se rompa, pasamos un cuchillo fino por el borde y desmoldamos con cuidado. Luego, adornar a gusto.

3 comentarios:

Inmaculada (Adi) dijo...

Efectivamente, que le den a Murphy y sus puñeteras leyes por ahí mismo.
Me compré el libro con todas sus leyes, me picaba la curiosidad, jejeje y me pareció una pasada, me lo pasé en grande pensando si se había dejado alguna en el tintero pero no, creo que las puso todas en el libro... :))
En serio, deliciosa receta. Me encanta el salmón y a mi churri le encantan los púdines de pescado.
Copio y hago.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Seguro que está deliciosa; pero para un pudin veo demasiada complicación y coste

Nikë Samo dijo...

Bueno, yo lo hice para Navidad, y ni el salmón ni los langostinos son especialmente caros, a nosotros nos gustó mucho.