martes, 6 de abril de 2010

UN REGALO INESPERADO: TRUFAS DE COCO

Mi amiga Luminaria45 ha tenido el detalle de regalarme un precioso delantal para animar mi faceta gastronómica. Ella que siempre ha sido una persona muy sensible a la creatividad, a las cualidades plásticas y al ingenio, desde pequeña me ha animado a cultivar mi faceta más creativa como dibujante, que es lo que hacía cuando era una niña.

¡Si hasta tiene dibujos que le regalé a su hija enmarcados en su casa!

Bueno, en esta nueva etapa vital que estoy compartiendo con vosotros, mis dotes de dibujante están más que olvidadas, han quedado relegadas a los monigotes que pinto para mis hijos (monigotes que por cierto sigo dibujando con mucha gracia) (muac, muac, que no tengo abuela.... jajajajaja) Pero como la creatividad puede expresarse de muchas formas, ahora la estoy canalizando através de los fogones.

Pues por eso, por alentarme, por valorar aquellos dibujos olvidados, por acordarte de mí y traerme este delantal tan precioso, te dedico Luminaria45 estas trufas, que he creado en tu honor. Y por si fuera poco, prepárate, que voy a llevarte unas cositas más para que te tomes el café más agusto que un arbusto.


TRUFAS DE COCO
250 gr. de coco rallado
1 bote pequeño de leche condensada
4 Cucharadas colmadas de cacao en polvo sin azúcar
1 bolsa de bolitas de cereales bañadas en chocolate
75 gr. de coco para rebozar
1/2 botecito de colorante rojo


En un cuenco mezclamos el coco con el cacao. A esta mezcla le añadimos la leche condensada y mezclamos todo muy bien. A medida que se va mezclando, la masa cada vez se hace más espesa y cuesta un poco removerla bien. Si veis que con la espátula no podéis hacerlo bien, poneros unos guantes de silicona y mezclarlo bien con las manos. Dejamos reposar la masa en la nevera una horita para que se ponga firme.

Mientras reposa, teñimos el coco que usaremos para rebozar: ponemos el coco rallado en una bolsita de esas de congelación o de meriendas... y vertemos medio botecito de colorante rojo (o del color que más os guste). Cerramos la bolsa y meneamos y frotamos el coco hasta que el colorante se haya repartido uniformemente. Reservamos.

Pasado el tiempo de reposo, cogemos pequeñas porciones de la masa de las trufas, ponemos una bolita de cereal dentro y formamos una bolita. Haremos esta operación con toda la masa. Finalmente las rebozaremos en el coco teñido.

En la masa de las trufas el sabor de la leche condensada queda anulado por el caco y el coco, y su dulzor se equilibra con el amargor del cacao.

1 comentario:

AFRODITA dijo...

ummmm que rico.... tiene un poco de kcal pero se puede pecar un poco de vez en cuando.