domingo, 28 de febrero de 2010

HECHO EN CASA: SALMÓN MARINADO-AHUMADO


Una vez que pruebas esto del salmón marinado en casa, dejas de comprar el salmón envasado que sale doblado como el cartón, y vale una pasta, porque es TAN fácil .................. como tener un poco de paciencia y seguir las instrucciones del paquete.

Marinar no tiene nada que ver con ahumar, pero en este caso, esta técnica del marinado, al ser con sal ahumada, nos da al salmón ese adorado buquet y el resultado es que está buenísimo.



Aquellos que no tengan ganas de probar con este preparado que venden en Mercadona, han de saber que lo único que tienen que hacer es mezclar azúcar y sal gorda a partes iguales, o incluso sólo con sal gorda, con el inconveniente de que sino se dispone de sal ahumada, el resultado será el clásico salmón marinado (o gravad lacks, absolutamente delicioso) y no esta versión que presento hoy con este toque ahumado.

No lo considero una receta propiamente, pero quiero animaros a probar esta técnica y este producto con su paso a paso, porque realmente merece la pena para nuestro paladar y nuestro bolsillo. El resultado será muy sabroso y muy tierno. Mi última recomendación: no excedáis los tiempos de marinado.

SALMÓN AHUMADO-MARINADO
1 lomo de salmón limpio de grasa y bien recortado
1 paquete de sal especial de sal para marinar (de venta en supermercados)
un poco de eneldo fresco picado o en su defecto seco
unas pinzas de depilar
una fuente honda o una bandeja
papel film
1 tabla
peso para la tabla


El lomo debe estar limpio de grasa y bien recortado por los laterales. Lavar el salmón y secarlo bien con papel de cocina.


Quitar al salmón las espinas con la pinza de depilar, cuidando de no dejar ninguna pues después del marinado es imposible sacarlas y nos dificultan el corte.


Espolvorear el salmón con eneldo fresco picado finamente.


Podemos usar una bandeja o una fuente algo honda donde nos quepa la pieza holgadamente, forrada con papel film para luego hacer el paquete. Extendemos parte del producto para formar un lecho sobre el que pondremos nuestro salmón con la piel hacia abajo. Cubriremos con una capa de 1 cm de grosor (aprox) del producto procurando que todo el salmón esté bien cubierto.


Una vez bien cerrado el paquete, todo lo apretado que podamos, le colocamos una tabla y peso encima y lo llevamos a la nevera por 24 horas.

Pasado el tiempo de marinado indicado, enjuagamos nuestro lomo bajo el grifo y le quitamos toda la sal. Lo secamos muy bien con papel de cocina y lo dejamos airear unos minutos antes de introducirlo nuevamente en la nevera para el reposo final. Así es como queda un lomo de salmón al final del proceso.
Al ser marinado es una semiconserva, pero para degustar una pieza tan grande durante mucho tiempo sin que se nos estropee, aconsejo congelarlo lo suficiente como para cortarlo finamente con comodidad. Introducir las lonchas en un recipiente y cubrirlas con aceite de oliva. Tapado se conserva perfectamente en la nevera y siempre podeís tener a vuestra disposición un delicioso y casero salmón ahumado.

2 comentarios:

Akane dijo...

Qué fácil parece!
A mí el salmón no me apasiona, pero le voy a pasar tu receta a mi madre que a mis padres sí que les encanta. Si le sale tan bien como a ti creo que ya no compraremos más salmón marinado nunca más :)

Besos

carmen dijo...

Tambien puedes probar a una vez hecho en vez de dejarlo solo en aceite poner unas lonchas de bacon ahumado y le da un sabor muy bueno.